Las arrulladoras: voluntarias que abrazan a bebés que están solos

Sacra | 11 Julio 2017





Arrulladoras voluntarias bebés

El contacto de nuestros padres durante los primeros años de nuestra vida, es fundamental para crecer de una forma equilibrada. A través de sus abrazos, sus mimos y sus caricias, somos capaces de sentirnos queridos y aceptados por el mundo que nos rodea, mucho más si hablamos de los primeros días de nuestra vida.

Cuando el bebé sale del entorno cálido del vientre materno, se queda totalmente desprotegido en un mundo que, a priori, le resulta hostil. Sin embargo, ahí están los brazos de sus padres para hacer que ese tránsito sea mucho más amoroso. Sin embargo hay bebés que, por distintos motivos, no pueden recibir ese primer contacto. Para paliar esa ausencia a una mujer de Nebraska, en Estados Unidos, se le ocurrió una sencilla, pero eficaz idea, convertirse en voluntaria para abrazar a los bebés que están solos.

Abrazos y caricias para bebés recién nacidos

Esta mujer, llamada Bess Jensen, vive en Nebraska y se dedica, junto a otras cuatro voluntarias más, a acudir al Hospital Madonna Rehabilitation de Lincoln para abrazar a aquellos bebés que no tienen a nadie que les dé calor y ternura durante sus primeros días de vida. La mayoría de ellos están bajo la tutela del Estado ya que han sido abandonados por sus padres o han tenido que hacerse cargo por distintos motivos. En otros casos, aún teniendo a los progenitores, no pueden hacerlo por estar padeciendo algún tipo de dificultad.

El personal médico del hospital, está encantado con la aportación que realizan estas voluntarias. Precisamente las enfermeras encargadas de los neonatos son las que más agradecen este gesto, ya que ellas son conocedoras de lo beneficioso que resulta en los bebés, no pudiendo hacerlo por ellas mismas debido al exceso de trabajo que existe en esta unidad.

las arrulladoras

Cinco voluntarias a tiempo completo

Las cinco mujeres hacen turnos para que en el hospital siempre se encuentre una de ellas, no solo para darle mimos a los que están ingresados, sino también para aquellos a los que les cuesta dormir. Según estas voluntarias, son las propias enfermeras las que las llaman para tranquilizar a aquellos recién nacidos que se encuentran molestos, inquietos o con dificultad para tranquilizarse. Y es que todos sabemos que no hay nada mejor que unos brazos que den amor y cariño para que toda tristeza se disipe.

Sin embargo, para estas mujeres existe un pequeño problema en su tarea, y es el cariño que se le toma a estos bebés que consiguen llenarles el corazón de ternura. Una de ellas explicaba como cuando les dan el alta, o tienen que volver con sus familias, algo de ellos se queda en su corazón haciendo que su ruptura sea más que dolorosa. Sin embargo, al mismo tiempo, les compensa con la satisfacción de haber aportado su pequeño granito de cariño a esas criaturas.

Vía | CNN Fotos | Pixabay - Pexels y Pixabay - Jessicaerichsenkent





Más sobre: Recién Nacido, Noticias
Tags: solidaridad, hospital, abrazo

Hay 0 comentarios



Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para mejorar la navegación, nuestros servicios y recoger información estadística. Al acceder a está aceptando su instalación y uso en los términos de nuestra política de cookies. Más información