Dos centímetros de agua son suficientes para que un bebé se ahogue

Sacra | 13 Julio 2017





bebé en la piscina

Llegado el verano, llegan también unas prácticas muy saludables con las que disfrutar del aire libre. Con el fin de aliviar las altas temperaturas, lo más requerido son las visitas a las piscinas o a la playa. A los niños les encanta, convirtiéndose en su lugar de juegos ideal para estos días. Sin embargo es importantísimo que aumentemos las precauciones ya que, según nos recuerdan los pediatras, un bebé puede ahogarse en sólo dos centímetros de agua.

La Asociación Española de Pediatría ha vuelto a poner en marcha una campaña para evitar ahogamientos de niños. En un cubo, en una piscina de adultos, en una portátil, en la playa... cualquier lugar puede ser la causa de un fatal accidente, por eso es importante que no nos descuidemos y estemos siempre alerta cuando el bebé esté en el agua, incluso aunque creamos que es imposible, sólo dos minutos serán suficientes para que el bebé pierda la vida.

Las piscinas las culpables de la mayoría de ahogamientos

Según las estadísticas que maneja esta asociación, el 13 por ciento de los fallecimientos infantiles en España se deben a ahogamientos. Se trata de la segunda causa de mortalidad infantil accidental después de los accidentes de tráfico. Por desgracia ambos se producen, en su mayor medida, a lo largo de estos meses vacacionales.

Son las piscinas, tanto particulares como públicas, donde se producen la mayoría de estos ahogamientos en menores de 5 años. Lógicamente un bebé que todavía no anda, es más difícil que se nos escape de nuestro cuidado. Es cuando ya empiezan a andar que son capaces de escaparse de nuestra zona de atención para lanzarse a la piscina en un santiamén. La atracción que les produce el agua y la falta de reconocimiento del peligro, les hace que se lancen sin temor.

Una de las recomendaciones principales, además de no bajar la alerta y el cuidado en ningún momento, es vallar el perímetro de la piscina de forma completa. Según los datos, ésto evitaría el 95 por ciento de los ahogamientos en niños.

bebé aprendiendo a nadar

Enseñarles a nadar a partir del primer año

Pero, sin duda, y como refuerzo a estas precauciones, los pediatras aconsejan que los niños deben iniciarse en el mundo de la natación a partir del primer año. Esto ayuda a reducir la tasa de ahogamientos. Con la natación aprenden, además, técnicas de supervivencia. Sin embargo ésto no es suficiente para evitar los accidentes en el agua, por eso la parte principal sigue siendo la de estar, continuamente, supervisado y controlado por un adulto.

Los pediatras también alertan, para aquellos niños que no sepan nadar o tengan alguna discapacidad, que al entrar a la piscina lleven un chaleco salvavidas. Ni los manguitos ni los flotadores se consideran dispositivos seguros, así que lo mejor será evitarlos.

Vía | Aeped Fotos | Vida de mae novata y Mamá 24/7





Más sobre: Consejos
Tags: agua, natación, piscina, ahogamiento

Hay 0 comentarios



Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para mejorar la navegación, nuestros servicios y recoger información estadística. Al acceder a está aceptando su instalación y uso en los términos de nuestra política de cookies. Más información